Javier Úbeda Almería, 1962

Extrayendo, según el artista, las partes que sobran de él, se hace visible la forma que en este momento ya existía en el interior de este bloque.

Almería 1962.

Desde muy temprana edad busca encontrarse a sí mismo por los caminos de la creación artística.

Sin conocer ni la meta ni el camino en sí, con apenas ocho años de edad y en base a la continua observación del mundo agrícola, empieza a plantar en los surcos que la tierra se dejaba hacer, objetos desechados por las industrias como : puertas de coches, sillas, hierros, puertas de madera, muebles viejos, etc.

Después de la experiencia vivida en este juego de infancia, descubre que existe lo que él denomina «el bloque», independientemente del material del que sea, y que extrayendo, según el artista, las partes que sobran de él, se hace visible la forma que en este momento ya existía en el interior de este bloque.

Siendo este el máximo rigor de su vida creativa, es por eso que él mismo manifiesta «que el hecho de tenerlo tan presente le niega el poder modelar, bien sea con barro o cualquier material susceptible de ello».